febrero 17, 2012
Momentos censurados de las caricaturas

Clips que no deberías ver

Hace un par de lustros cuando los seres humanos todavía alquilábamos películas en los videoclubes, me topé con un VHS titulado El cartoon imperialista prohibido de Walt Disney, manufacturado por una compañía marca patito que presentaba una serie de dibujos animados (de los años 40, 50 y 60). En ellos, el Pato Donald aparece en situaciones de pesadilla propagandística bélica, exaltando los valores yanquis de manera que parecía que el CV del guionista, incluía los spots del Tercer Reich. Ese mismo video venía además de una serie de cortitos supuestamente educativos como “El Rostro del Führer” y… “Donald Goes Nazi”.



 

Tanto en esa serie de dibujos animados, como en otros tantos en que algunos anti-valores como son el racismo o la xenofobia se magnificaban, fueron acumulándose en una lista negra de caricaturas que han sido censuradas tanto por los medios de comunicación oficiales, como por sus mismos creadores. De repente, los antiguos enemigos del imperio se convirtieron en socios comerciales, de manera que no convenía burlarse de los japoneses o del nazismo, y mucho menos de los afroamericanos. Bueno, aquí lo haremos un poco, pero entre líneas…

 

Es así como historias aparentemente inocuas extraídas tanto de las “Melodías animadas de ayer y hoy”, como de obras hoy nostálgicas de Hanna Barbera, han sido prohibidas con el paso de los años en aras de la corrección política. Mención aparte merecen esas caricaturas que desde sus raíces underground apelan por la provocación, por la censura como moneda de cambio que alimenta la polémica. Además está la animación xxx o el hentai, dibujos perturbadores por antonomasia que desde su concepción se da por hecho que están dirigidos hacia un público maduro.

 

A continuación presentamos algunos momentos animados que en teoría fueron concebidos para todas las edades, pero que han causado controversia o han sido prohibidos en algún momento por diferentes razones:

 

 

1. Los Picapiedra sacan los tabacos


Si bien las historias de la familia cavernícola eran consideradas aptas para el público infantil, en su país de origen esta serie se transmitía en un horario adulto, y no era extraño ver una especie de infomerciales animados donde Pedro Picapiedra y Pablo Mármol anunciaban cigarros Winston mientras fumaban con deleite. Con el tiempo estos segmentos fueron censurados, pero el daño estaba hecho y a muchos se nos antojó un tabaco a los siete años. Qué bueno que no les ocurrió fumar piedra….




 

2. Tiny Toons en estado etílico

 


La versión kindergarten de los Looney Tunes causó escozor cuando en el episodio “One Beer”, Hampton, Buster y Plucky se tomaban unas cervezas. El capítulo se transmitió una sola vez en Estados Unidos y de ahí, jamás se ha vuelto a exhibir.

 



 

3. South Park al extremo

 


Si bien esta caricatura pertenece a la categoría de “las provocadoras”, el episodio "Cartoon Wars Part II" que mostraba imágenes de Mahoma fue censurado por la cadena de televisión Comedy Central, quien luego se deslindó asegurando que la decisión fue de los mismos productores al recibir amenazas de grupos extremistas. Lo cierto es que el personaje ahora se incluye en la entrada del programa, además de estelarizar otro episodio, pero en su momento fue prohibidísimo.






 

4. Ren y Stimpy en la fiesta

 


En sus inicios este cartoon era bien ácido, pero cuando John Kricfalusi –su creador– se separó del proyecto, Nickelodeon lo convirtió en una caricatura de sí misma. Años después se lanzó la versión “Adult Party Cartoon” y obviamente fue censurada, sobre todo por la evidente relación homosexual entre el gato bofo y el chihuahua neurótico. El episodio “Orgía playera” fue prohibido en su momento en USA y en varios países nunca se ha exhibido.

 



 

 

5. El gore de Happy Three Friends


 


Muy gore para algunas sensibilidades, sus personajes rosas contrastaban con las situaciones violentas que incluían mutilaciones, asesinatos sádicos y accidentes. En México parece que le perdimos gusto a la caricatura muy pronto, pero en países como Rusia, está prohibido transmitirla desde siempre.

 


 


 

6. Bugs Bunny KKK

 

Mientras algunos se escandalizaron por las escenas donde el hostigoso conejo salía vestido de mujer besando a su némesis Elmer (Gruñón), la censura alcanzó esta caricatura de la Warner Bros por un episodio donde Bugs se burla de las personas de raza negra. ¿Estaba el KKK detrás del asunto? Nah, últimamente hasta Memín Pinguín causa polémica ¡no aguantan nada! 

 

 


 

 

7. La vida moderna de Rocko y las secretas intenciones

 

Esta caricatura, hoy considerada de culto, fue censurada en México por Nickelodeon, gracias a la escena donde los protagonistas llegan a un hotel de mala muerte y el encargado de recepción malinterpreta sus intenciones. La serie era muy creativa y tenía constantemente referencias sexuales con mucho humor negro, el problema era que piromaniaco niñitas de 5 años eran fans de Rocko.

 


 

8. Duckman al estilo Miami Sound Machine

 

Basada en el cómic de Dark Horse y doblada originalmente por el mismísimo Jason Alexander (el gran George Constanza de Seinfeld), esta es una de las mejores series de animación. En México le cambiaron el chistoso doblaje cubano (prefiero la voz original, pero estas voces le quedaban a la historia), y lo sustituyeron por voces comunes omitiendo las malas palabras inherentes al personaje, y esa censura le dio “en la madre” a la caricatura (lo bueno es que en Marvin no censuran y puedo decir “en la madre” o “los censores son unos pendejos”). En algunos países como Portugal, los episodios donde sale el Papa han sido censurados (¡Qué raro que en México no!).


 

 

9. Muere el correcaminos


 ¿Recuerdan ese capítulo de Los Simpson donde Bart y Lisa se pierden la escena donde Scratchy se venga de Itchy asesinándolo? (Al final, Krusty el payaso asegura que no pasarían ese episodio en muchos años) Pues en la vida real hay un simil: el episodio donde el Coyote por fin atrapa al odiado Correcaminos (creo que todos nos identificamos con el hambriento y proletario coyote). Se supone que el video es legítimo y fue encargado a la


Warner por un millonario japonés que quería ver cristalizado su sueño de ver humillado al veloz pájaro. En Internet se puede ver el video. ¿Fake? No sabemos, lo cierto es que Warner Bros lo censuró y no puede ser exhibido legalmente.


 


 TXT:: Alejandro Mancilla (para la edición impresa de Marvin:: 98:: Radiohead:: Cartoon!)