futimagen

The Amazing Spider-man

Había muchas dudas alrededor de la nueva entrega del superhéroe y las expectativas que se tenían sobre ésta era bajas, e incluso se rumora que su propia casa productora no le tenía mucha fe. Todo esto sumando al legado de su antecesora (Spider-man 3, la más cara de la saga que no logró recaudar ni lo invertido en ella), dejó al director Marc Webb con una tarea nada fácil. Sin embargo, Webb logró superar todo y resucitar al Hombre Araña para generaciones jóvenes.

La película está enfocada a un público más fresco pero no sólo encanta éste, sino que logra entretener, mantener en suspenso y conmover a todos los espectadores. Conservando un buen balance entre todas las emociones.

Desde que se anunció el reparto, se especulaba mucho acerca de si Andrew Garfield (a quien vimos anteriormente en Red Social) era el indicado para encarnar al superhéroe; la respuesta es sí, aunque no es la persona totalmente marginada que se espera de Peter Parker, él nos muestra a un joven sin amigos, nerd y a la vez con ese toque cool (nuevo en Parker y un poco influenciado por las “modas de hoy en día”); aparte de que las escenas con su co protagonista, Emma Stone como Gwen Stacy (interés romántico del Hombre Araña) resultan muy naturales.

La actuación del villano es buena en sus momentos de locura y al expresar su constante deseo por regenerar su brazo. En los puntos a criticar está la cara de reptil de el Dr. Lagarto, que sin duda pudo beneficiarse de más efectos especiales, y la actuación de Sally Field, quien dio vida a la tía Mary.

En cuanto al tono de la película me parece que se pudo quitar un poco del tono humorístico, ya que éste le restaba suspenso a la trama. Por otro lado el 3D no es totalmente espectacular, pero está muy bien realizado y no causa mareos.

Es recomendable para cualquier tipo de audiencia. El estreno en salas en México es el 6 de julio.