guitarraquien

¿A quién le hacemos caso?

En tiempos electorales es más obvio, pero el fenómeno se presenta diario, a todas horas en todos lados.

Los medios, periodistas y columnistas detallan su realidad del país. Cada una distinta, a veces la mayoría coincide, en muchas otras hay miles de discrepancias… ¿Entonces, a quién le hacemos caso?.

El ejemplo  más claro fue lo que ocurrió con Enrique Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana. ¿El candidato priista salió vapuleado o victorioso?.

En las redes sociales fue lo primero. En los periódicos del Sol de México fue lo segundo. Las crónicas televisivas fueron distintas a lo que se reportó en radio, se lee distinto en La Jornada y en Milenio.

No es lo mismo aquello que se publicó en el Distrito Federal, en medios de circulación nacional, a lo que amaneció en Coahuila, Campeche… o el Estado de México.

¿Aquel “triunfó” ante los ataques de López Obradoristas? ¿O los jóvenes de la Ibero le hicieron ver su suerte?.

Las opiniones y columnas en los medios de comunicación reflejan siempre una postura, una línea editorial o un interés particular, sin embargo, no está mal en el proceso de construcción de opinión.

Como consumidores de información y críticos del acontecer nacional es necesario tener varias posturas de un mismo hecho. Debemos escuchar, ver o leer siempre dudando de lo que recibimos, para contrastar esa información con otra, y al final, forjar una opinión o postura.

Ni lo que dice Dóriga es cien por ciento verdad, ni lo que argumenta Carmen es ley.

La información fluye por todos lados (y si no, hay que buscarla de origen), las opiniones se vierten tanto a izquierda como a derecha. Está en nosotros ser más inteligentes para destilar todo eso.

Al final, no es “a quién le hacemos caso”, sino “con qué nos quedamos” de cada uno.

Si no están recibiendo jugosas facturas por opinar a favor de un candidato o persiguiendo a Peña de baño en baño, los espero en Twitter:
@RodolfoZapata

 

 

 

 

 

(El Mundo a Guitarrazos reitera su convicción de “tirar” parejo y aplaudir a quien se lo merece, principalmente a ustedes lectores.)