mundo_plat

Ciudadanos con poder

Cuando dos de los tres aspirantes a ganar la jefatura de gobierno del Distrito Federal no están ligados completamente a los partidos políticos que los postulan, sólo hay una cosa que decir: la ciudadanía está harta de los partidos.
Miguel Ángel Mancera, actual procurador de Justicia e Isabel Miranda de Wallace, presidenta de la organización Alto al Secuestro, se han desmarcado del PRD y del PAN, respectivamente… Ambos aseguran que son, ante todo, ciudadanos trabajando por otros ciudadanos.
Del dicho al hecho, todo puede valer madre, pero las opiniones de la gente lo reafirman. ¡No más políticos! ¡No más partidos que llevan agua a su molino!
 

El ciudadano se ha vuelto más crítico. Al menos así me gusta pensarlo. Cuando don Plátano (no pienso hablar en diminutivo) bromeó con la tragedia de la Guardería ABC nosotros los ciudadanos lo condenamos, no las autoridades, y menos los dueños del canal donde trabaja.
En las redes sociales nos indignamos y provocamos la reacción del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y del propio payaso que afirmó: “no es mi intención ni la de mi espectáculo afectar de ninguna manera la memoria de los niños que desafortunadamente, perdieron la vida o resultaron lesionados”.
 

Algo similar pasó con la Sierra Tarahumara. Alguien alertó sobre “suicidios masivos de rarámuris” debido a su condición económica.
Aunque los suicidios no son comprobables hasta ahora, y podríamos pensar en una nota alarmista, la situación en la Sierra de Chihuahua (como en otros estados del país) sí es devastadora. No podemos ocultar el problema.
A raíz de la nota volada, la ciudadanía una vez más tomó al toro por los cuernos y organizó centros de acopio, llamó la atención de las autoridades y puso los reflectores en un problema antaño.
 

Quizá no sean grandes logros, probablemente falta mucho para quitarle el poder a los partidos, sin embargo, por algo se empieza.  
Que la ciudadanía logre reacciones diversas a través de las redes sociales, de ninguna manera suena a retroceso. 

Si no están viendo Telehit (en serio espero que no), o en un acto político (también espero que no), nos leemos en Twitter: @RodolfoZapata