Amlo-y-barack-obama-1

El cambio de Andrés

El cambio… es el concepto que nos vende Andrés Manuel López Obrador, seis años después de que perdió (o le robaron como él dice) la presidencia de México.

Dicen los que saben, que comenzar una campaña pidiendo disculpas por lo que hizo o no hizo estos años no es buen augurio. Y hasta ahora las encuestas que conocemos lo ubican en tercer lugar, por debajo de Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto.

Su equipo de campaña, para estas elecciones, al parecer se puso a chambear;  aunque todo parece indicar que quieren igualar a Barack Obama, quien busca su relección en Estados Unidos.

Como se ve en la imagen, López concluye uno de sus spots televisivos viendo al horizonte, a contra luz, en el ventanal. ¡Sí, igualito que Obama!

Al logo del tabasqueño también le encuentra trazos similares. Juzguen ustedes:





En los recientes spots de televisión sale en una oficina formal, camisa remangada y mostrando un reloj en la muñeca. ¿Qué imagen quiere sumar ahora? ¿Será que busca la aprobación del sector empresarial?

Se suma además a show familiar. Con su hijo menor sentado en las piernas, hablando del futuro  de los niños.

El punto aquí es que López Obrador sigue abajo en las encuestas y mediciones. La gente que confió en él en 2006, ahora le pone “peros” con todo y el discurso de reconciliación.

Ahora, hay que ser sinceros, varias veces se le sale lo rijoso a Obrador. Una vez más despotrica, en general, contra todos los medios de comunicación… También señala al IFE como el responsable de sus posibles desgracias…

¿Entonces? ¿Amoroso a medias? Ya veremos cómo evoluciona su campaña.

Si no están de rijosos o repartiendo besos y abrazos al por mayor, los espero en Twitter.

@RodolfoZapata