90s

Nostalgia noventera

La verdadera señal de que uno se está poniendo viejo, llega cuando las cosas que te gustan se vuelven retro. Según el libro Retromanía: La adicción de la cultura pop a su propio pasado, la nostalgia suele tener un curso de 20 años, tiempo suficiente para que la generación que las vivió pueda crecer y desarrollar la necesidad de revivirlas, y al parecer es el turno de mi generación. Para aquellos de nosotros que crecimos con Daria, con collares de chupones de plástico, con Tamagochis y una pubertad musicalizada por Smashing Pumpkins, Garbage, The Cranberries, No Doubt, Limp Bizkit y otros más, podría ser un shock notar que todas estas cosas son lo suficientemente viejas como para volverse retro.

En gran medida, la música crea la percepción histórica de la cultura popular, por esto, al pensar en los ochentas primero se piensa en pantalones estampados y ajustados a la Mötley Crüe, antes que en la perestroika. Independientemente del periodo del cual estemos hablando, siempre habrá un puñado de artistas o bandas que construyan la imagen simplificada de su época. En los 90, muchos artistas consiguieron pintar un espectro complejo, contradictorio y altamente identificable; desde el pop más plastificado de Brtiney Spears, el punk duro y feminista de Bikini Kill, hasta la oscuridad ansiosa y pre emo de los Smashing Pumpkins: Los noventas lo tuvieron todo… hermano…

Y si algo tuvieron más (o antes) que cualquiera otra época, fue video, sin duda esta década fue la primera edad de oro de los videoclips.

Siéntente viejo con nosotros y demos un paseo por la viña de Mtv, en pleno pre milenio.

Además lee el arículo completo de “Nostalgia noventera” en nuestra edición impresa número 100.

TXT:: @jimena_blue








Blind Melon – No Rain por hushhush112