agosto 2, 2012
Arrestan a miembros de Pussy Riot

Por protestar en contra de Vladimir Putin

UPDATE: Después de varios meses de espera, parece ser que la corte rusa ha dado una sentencia de 7 años a las integrantes de Pussy Riot por sus actos de protesta contra Vladimir Putin.


Este caso ha levantado la polémica alrededor del mundo y con motivo de la reciente visita de Putin a Londres para celebrar la justa olímpica, varios artistas se han unido para firmar una carta que salió publicada el día de hoy en el periódico británico The Times. Entre los que firmaron están Johnny Marr, Jarvis Cocker, Neil Tannant (Pet Shop Boys) y más.


Además, Kathleen Hanna (Bikini Kill) publicó un video en el que expresa su sentir acerca de esta terrible situación.


A continuación la carta y el video:


“Dissent is a right in any democracy and it is entirely disproportionate that they face seven years in jail for what we consider a preposterous charge of ‘hooliganism motivated by religious hatred’.”


 


“We are especially concerned about recent reports that food is being withheld from them and that they have appeared in court in a cage.”


 


“We believe firmly that it is the role of the artist to make legitimate political protest and fight for freedom of speech.”




En esta liga se están recolectando firmas para liberar a Pussy Riot 


Con información de AP y como un nuevo ejemplo de censura de la libre expresión, miembros de la banda rusa de punk Pussy Riot fueron arrestados en febrero pasado debido a sus letras en contra de Vladimir Putin.


Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alekhina y Yekaterina Samutsevich, podrían enfrentar hasta siete años de cárcel por actos de vandalismo.


El conflicto surgíó cuando la agrupación improvisó un concierto en la Catedral de Cristo el Salvador de Moscú, en donde interpretó el tema “Holy Shit”, una canción de protesta en contra de la Iglesia Cristiana Ortodoxa, acusada de promover la pasada campaña presidencial de Putin.


Aministía Internacional ha solicitado la liberación inmediata de las tres mujeres, que en la opinión de los simpatizantes de dicha iglesia deben ser procesadas por su “blasfema” actuación. Sería hasta el 24 de julio cuando la corte declaré el veredicto final.


Las acusadas hablaron con la NME y calificaron como “infantil” el comportamiento del presidente: “Sabíamos como era la situación política, sin embargo, ahora estamos sintiendo directamente todo el poder de la máquina kafkiana de Putin. La política del Estado se basa en un mínimo de pensamiento crítico y en un máximo de rencor, y un deseo de vengarse de aquellos que no la acatan”.


Las elecciones presidenciales en Rusia, celebradas en marzo pasado, fueron acusadas de fraudulentas. A pesar de que la religión y el Estado están separados en aquél país, la Iglesia Ortodoxa influye de gran manera en la moral de la sociedad.