marzo 21, 2012
#MarvinEnTajin: 20 de marzo

Los Aguas Aguas, The Baseballs, Pink Martini, Benny y Janelle Monáe

El penultimo día de Cumbre Tajín trajo un ambiente mucho más relajado que el ritmo frenético que otros días habían demostrado. Esto se puede explicar muy fácilmente al darle una revisada al line up del  día.


Todo empezó con Los Aguas Aguas, quienes tuvieron la tarea de levantar a un público pequeño, a comparación de días anteriores, y cuyo sonido relajado se prestó muy bien al calor de esta tierra; durante su presentación era igual de probable encontrar gente cómodamente tirada en el pasto con michelada en mano, que a gente bailando y saltando frente al escenario.



Los siguientes en tocar fueron The Baseballs; describir  esta presentación es difícil ya que fue una cosa bastante bizarra: una banda alemana tocando canciones de Katy Perry ­-versión rockabilly- en la tierra sagrada de Tajín.




Un pequeño grupo de gente -conformado principalmente por mujeres- se congregó frente al escenario para gritar a la par de cada movimiento de cadera que los tres vocalistas daban,  pero sería mentira afirmar que el públicó se volvió loco con la música de estos berlinenses. El setlist estuvo compuesto por una mezcla bastante bipolar de covers a artistas como Lady Gaga Katy Perry. Definitivamente esta presentación no irá a mi lista de conciertos preferidos de cumbre Tajín 2012, pero no se puede negar que los chicos dejaron todo en el escenario .


Hasta este momento el día iba bastante tranquilo, siendo el punto más alto la lupita Björk que tuve oportunidad de crear en el taller de alebrijes; esto, claro está, hasta que llegó Pink Martini.



Con Thomas M. Lauderdale a la cabeza, esta mini orquesta de Oregon me regaló mi presentación preferida del día. La finesa de su música (que va desde el jazz, hasta el lounge y  géneros latinos), la perfección técnica y la emotiva interpretación de cada una de sus canciones es impresionante. Todos los asistentes parecían igual de hipnotizados que yo con la suave y aterciopleada voz de China Forbes. Un directo perfecto para una tarde calurosa, y si se tiene un whisky en mano… ¡Qué mejor!




Después de esta nota tan alta del día, siguió Benny de quien se podrán decir muchas cosas –algunas buenas otras no tanto- pero yo sólo diré una: después de Pink Martini, todo se iba a oír mal.


Al final del día por ahí de las 10 de la noche comenzó Janelle Monáe, quién –para quellos que no la conozcan- es una artista R&B firmada bajo la disquera de P.Diddy, su  primer lanzamiento fue un EP conceptual llamado Metropolis Suite I (The Chase), y es muy pero muy talentosa.


Su show fue el ejemplo más perfecto de cómo se hace un set en festivales y es que el verdadero reto de tocar en un festival, es ganarte a un público que no es tuyo. Este fue el caso de Janelle, pues como era de esperarse después del ex timbiriche, mucha gente se fue y la poca que quedó no parecía demasiado interesada en lo que venía a continuación.


Pero la cosas buenas, son buenas y cualquiera con oídos y  pies no podría evitar bailar ante Janelle. La cantante lo dejó todo en el escenario y nada fue por azar; cada canción, cada movimiento estaba específicamente diseñado para hacer al público vibrar, y para no dejar nada a la suerte, ¿qué mejor que hacer un increíble cover a Michael Jackson?


“Dance or die”, “Locker inside”, “Faster”, “Smile” y “Take me with you” y “I want you back”, fueron las herramientas que la nominada al Grammy usó para pulverizar a la audiencia.  Con un tono de voz impresionante y emoción gospel a la James Brown, Janelle nos convirtió en creyentes.




TXT:: @jimena_blue


FOT:: Fernando Aceves